Puede haber varios motivos por los que tal vez estemos buscando algún lugar donde recibir clases de francés en Palencia. Bien por que nos apetezca conocer el idioma, por necesidades laborales o incluso por algún viaje inminente a un país de habla gala. El caso es que detrás de esta lengua hay una interesante historia que muchos desconocen.

Desde comienzos del siglo VII el idioma se ha desarrollado hasta constituirse como el francés que conocemos en la actualidad y que puedes aprender recibiendo clases de francés en Palencia. Incluso en el siglo III a. C. con la entrada del Imperio romano en la Galia, se comenzaron a dar sus orígenes.

Los romanos tenían por costumbre implantar el latín en los territorios que invadían, y hablarlo era una condición inexcusable para adquirir la ciudadanía del Imperio. Aunque pueblos como los ligures, celtas, arquitanos y griegos dejaron su huella.

Con la caída del imperio, la Galia es ocupada por francos y visigodos, dejando la marca de las lenguas germánicas que ellos hablaban. Lo mismo ocurrió con vikingos, celtas británicos y sajones, que más adelante también se asentarían en el lugar.

Cuando Francia ya es considerado un país, en el norte se habla una especie de latín con matices del fráncico. Por su parte, en el sur, el idioma evoluciona de forma diferente, dándose lugar la langue d´oc.

Sobre el siglo XI el francés antiguo comienza a consolidarse, pero no es hasta el XIV cuando empieza a hacerlo también por medio de la literatura. Es el rey Francisco I quién lo proclama oficial en tribunales y resoluciones.

En la Revolución francesa, solo una cuarta parte de la población habla francés propiamente dicho, el resto se sigue comunicando en lenguas regionales. El tiempo acabaría de modelar el idioma.

Si nos visitas en el Centro de Estudios Villamuriel podrás aprender a comunicarte en esta lengua tan histórica y apasionante.